viernes, 1 de julio de 2022

Un experimento de la NASA sugiere la necesidad de busca de indicios de vida en Marte a mayor profundidad


 Según un nuevo experimento de laboratorio de la NASA, es posible que los rovers tengan que excavar unos dos metros o más bajo la superficie marciana para encontrar signos de vida antigua, porque la radiación ionizante del espacio degrada moléculas pequeñas como los aminoácidos con relativa rapidez.

Los aminoácidos pueden ser creados por la vida y por la química no biológica. Sin embargo, si se encontraran ciertos aminoácidos en Marte se consideraría un potencial signo de vida marciana antigua, porque la vida terrestre los usa como un componente para construir proteínas. Las proteínas son esenciales para la vida, ya que se utilizan para fabricar enzimas que aceleran o regulan las reacciones químicas y para formar estructuras.

Lanzamiento exitoso del CAPSTONE, el cubesat de la NASA que probará una nueva órbita para las misiones Artemis de la NASA


 El CubeSat de la NASA diseñado para probar una órbita lunar única, está en perfectas condiciones en el espacio, en la primera etapa de su viaje a la Luna. La nave espacial se dirige hacia una órbita prevista para el Gateway en el futuro, una estación espacial lunar construida por la agencia y sus colaboradores comerciales e internacionales que respaldará el programa Artemis de la NASA, incluidas las misiones tripuladas.

La misión Cislunar Autonomous Positioning System Technology Operations and Navigation Experiment, o CAPSTONE, se lanzó el martes a las 5:55 a. m. EDT (09:55 UTC) en el cohete Electron (de Rocket Lab) desde el Rocket Lab Launch Complex 1, en la península de Mahia (en Nueva Zelanda).

miércoles, 29 de junio de 2022

La NASA pide ayuda ciudadana para identificar las nubes de Marte



 El rover Curiosity Mars de la NASA capturó estas nubes justo después de la puesta del sol el 19 de marzo de 2021.

 Científicos de la NASA esperan resolver un misterio fundamental sobre la atmósfera de Marte invitando al público a identificar las nubes marcianas utilizando la plataforma Zooniverse.

La información obtenida con la iniciativa Cloudspotting on Mars puede ayudar a los investigadores a descubrir por qué la atmósfera del planeta es solo un 1% más densa que la de la Tierra, aunque una amplia evidencia sugiere que el planeta solía tener una atmósfera mucho más espesa.

La presión del aire es tan baja que el agua líquida simplemente se vaporiza desde la superficie del planeta hacia la atmósfera. Pero hace miles de millones de años, lagos y ríos cubrieron Marte, lo que sugiere que la atmósfera debe haber sido más espesa entonces.

¿Cómo perdió Marte su atmósfera con el tiempo? Una teoría sugiere que diferentes mecanismos podrían estar elevando el agua hacia la atmósfera, donde la radiación solar descompone esas moléculas de agua en hidrógeno y oxígeno (el agua está formada por dos átomos de hidrógeno y un átomo de oxígeno). El hidrógeno es lo suficientemente ligero como para que luego pueda flotar hacia el espacio.

Un enjambre de diminutos robots nadadores podría buscar vida en mundos lejanos



 En el concepto de detección con micronadadores independientes (SWIM), que se ilustra aquí, docenas de pequeños robots descenderían a través de la capa helada de una luna distante a través de un criobot, que se muestra a la izquierda, hasta el océano. El proyecto ha recibido financiación del programa Conceptos Avanzados e Innovadores de la NASA. Crédito: Laboratorio de Propulsión a Chorro


Algún día, un enjambre de robots del tamaño de un teléfono celular podría atravesar el agua debajo de la capa helada de millas de espesor de la luna Europa de Júpiter o la luna Encelado de Saturno, en busca de signos de vida extraterrestre. Empaquetados dentro de una estrecha sonda para derretir hielo que haría un túnel a través de la corteza congelada, los diminutos robots serían liberados bajo el agua, nadando lejos de su nave nodriza para tomar la medida de un nuevo mundo.

Esa es la visión de Ethan Schaler, un ingeniero mecánico de robótica en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en el sur de California, cuyo concepto Sensing With Independent Micro-Swimmers (SWIM) recibió recientemente $ 600,000 en fondos de Fase II del programa NASA Innovative Advanced Concepts (NIAC). La financiación, que sigue a su concesión de 2021 de 125 000 dólares en financiación NIAC de Fase I para estudiar la viabilidad y las opciones de diseño, le permitirá a él y a su equipo fabricar y probar prototipos impresos en 3D durante los próximos dos años.

Una innovación clave es que los mininadadores de Schaler serían mucho más pequeños que otros conceptos de robots de exploración oceánica planetaria, lo que permitiría cargar muchos de ellos de forma compacta en una sonda de hielo. Se sumarían al alcance científico de la sonda y podrían aumentar la probabilidad de detectar evidencia de vida mientras evalúan la habitabilidad potencial en un cuerpo celeste distante que contiene océanos.

“Mi idea es, ¿dónde podemos tomar la robótica miniaturizada y aplicarla en formas nuevas e interesantes para explorar nuestro sistema solar?” Schaler dijo. “Con un enjambre de pequeños robots nadadores, podemos explorar un volumen mucho mayor de agua oceánica y mejorar nuestras mediciones al tener varios robots recopilando datos en la misma área”.

El Telescopio Espacial James Webb de la NASA apunto de descubrirnos las riquezas del universo primitivo



 Esta imagen muestra dónde el Telescopio Espacial James Webb observará el cielo dentro del Hubble Ultra Deep Field, que consta de dos campos. La Next Generation Deep Extragalactic Exploratory Public  (NGDEEP), dirigida por Steven L. Finkelstein, apuntará el Near-Infrared Imager and Slitless Spectrograph (NIRISS) de Webb, en el campo primario ultraprofundo Hubble (mostrado en naranja) y Near-Infrared Camera (NIRCam) del Webb, en el campo paralelo (mostrado en rojo). El programa dirigido por Michael Maseda observará el campo primario (que se muestra en azul) utilizando el Near-Infrared Spectrograph de Webb (NIRSpec). Créditos: CIENCIA: NASA, ESA, Anton M. Koekemoer (STScI) ILUSTRACIÓN: Alyssa Pagan (STScI).


Durante décadas, los telescopios nos han ayudado a capturar la luz de las galaxias que se formaron 400 millones de años después del Big Bang, increíblemente temprano en el contexto de los 13.800 millones de años de historia del universo. Pero, ¿cómo eran las galaxias que existían incluso antes, cuando el universo era semitransparente, al comienzo de un período conocido como la Era de la Reionización?

El próximo observatorio insignia de la NASA, el Telescopio Espacial James Webb, está preparado para proporcionar nuevas riquezas a nuestro acervo de conocimientos, no solo al capturar imágenes de galaxias que existieron en los primeros cientos de millones de años después del Big Bang, sino también al brindarnos datos detallados conocidos como espectros.

Con las observaciones del Webb, los investigadores, por primera vez, podrán informarnos sobre la composición de las galaxias individuales en el universo primitivo.

El Mars Orbiter de la NASA proporciona uno de sus últimos mapas a color



 El mapa cubre la gran mayoría del planeta y revela docenas de minerales que se encuentran en su superficie.

Los científicos están a punto de obtener una nueva vista de Marte, gracias a un mapa multicolor de 5,6 gigapíxeles. Cubriendo el 86% de la superficie del Planeta Rojo, el mapa revela la distribución de docenas de minerales clave. Al observar la distribución de los minerales, los científicos pueden comprender mejor el pasado acuoso de Marte y pueden priorizar qué regiones deben estudiarse con mayor detalle.

Las primeras partes de este mapa fueron publicadas por el Planetary Data System de la NASA. Durante los próximos seis meses, se difundirán más, completando así uno de los estudios más detallados de la superficie marciana. (Más información de los segmentos del mapa).

Las investigaciones del rover Curiosity de la NASA proporcionan estudios en el campo de la astrobiología


 

Una investigación recién publicada cuantifica la presencia de carbono orgánico en las rocas marcianas.

Utilizando datos del rover Curiosity de la NASA, los científicos han medido el carbono orgánico total (un componente clave en las moléculas de la vida) en las rocas marcianas.

“El carbono orgánico total es una de varias medidas (o índices) que nos ayudan a comprender cuánto material está disponible como materia prima para la química prebiótica y potencialmente para la biología”, dijo Jennifer Stern del Goddard Space Flight Center de la NASA (en Greenbelt, Maryland). “Encontramos al menos de 200 a 273 partes por millón de carbono orgánico. Esto es comparable, o incluso más, que la cantidad que se encuentra en las rocas en lugares con muy poca vida en la Tierra, como partes del desierto de Atacama en América del Sur, y más de lo que se ha detectado en los meteoritos de Marte”.

lunes, 27 de junio de 2022

El río Po se seca



 El río Po, el río más largo de Italia, está alcanzando niveles récord de agua después de meses sin fuertes lluvias. Esta animación de Copernicus Sentinel-2 muestra una parte del valle del Po, cerca de Piacenza, y revela cómo el río se ha reducido significativamente entre junio de 2020 y junio de 2022.

Extendiéndose desde los Alpes en el noroeste hasta el Mar Adriático en la costa este, la vasta vía fluvial es una fuente vital de agua para varias regiones. Se utiliza para beber agua, nutre grandes extensiones de tierra agrícola y produce energía hidroeléctrica en el norte de Italia.

El agua en el valle del Po ahora ha caído a niveles mínimos históricos, en parte como resultado de la falta de lluvia que ha estado sufriendo el norte de Italia, así como de las altas temperaturas y la falta de nieve en las montañas que alimentan el río. Muchas de estas áreas han estado sin lluvia durante más de 110 días, según el Observatorio del Río Po.

Adiós a las icónicas sondas Voyager: la NASA comienza a apagar sus sistemas después de 45 años



 Las sondas Voyager han cumplido 45 años en el espacio. Desde su lanzamiento en 1977 estas sondas han llegado hasta los confines de nuestro sistema solar y han viajado más lejos que ningún otro objeto creado por el hombre. Pero después de casi cinco décadas en funcionamiento, la NASA ha comenzado a apagar los sistemas electrónicos de las dos icónicas sondas, como ha adelantado Scientific American.

La ESA actualizará , el software de la Mars Express, que fue desarrollado en Windows 98


 

Una imagen conceptual de la nave Mars Express de la Agencia Espacial Europea.

Por mucho que vivamos en tiempos de la obsolescencia programada, que algo sea viejo no implica que tenga que funcionar mal. Y si no me crees, aquí está la prueba: la sonda Mars Express lleva casi 20 años funcionando con software desarrollado en Windows 98. ¡Y ahí sigue funcionando como el primer día!

Bueno, vale, la sonda funciona, pero los científicos de la Agencia Espacial Europea (ESA) han decidido que ya es hora de pegarle una buena mejora a sus sistemas y actualizar su módulo MARSIS (Mars Advanced Radar for Subsurface and Ionosphere Sounding), ya que el software con el que funciona este instrumental fue desarrollado en Windows 98.

domingo, 26 de junio de 2022

La Vía Láctea conserva en burbujas huellas de antiguas supernovas


 

Emisión de hidrógeno atómico que aparece burbujeante en el interior de la galaxia a 6,4 kpc del centro galáctico. Los colores indican la velocidad del gas en relación con el sol, con un color azulado que destaca el gas que acerca y el rojo que se aleja. - J.D. SOLER

   Inteligencia Artificial aplicada a una encuesta astronómica ha revelado la huella de las burbujas producidas por la explosión de estrellas moribundas en el gas que invade nuestra galaxia.

   Los científicos analizaron la estructura filamentosa en la emisión del gas de hidrógeno atómico revelada en el estudio HI4PI, que proporciona la distribución de hidrógeno atómico en todo el cielo más detallada hasta la fecha en la Vía Láctea. Dedujeron que conservaba un registro de los procesos dinámicos inducidos por las antiguas explosiones de supernovas y la rotación de la galaxia. Sus resultados fueron publicados en Astronomy & Astrophysics.