jueves, 17 de noviembre de 2016

El "código de barras" cósmico de una galaxia lejana confirma la constancia de la Naturaleza

Un gran valle nuevo en Mercurio podría ser la primera prueba de un desplome de la capa exterior de silicatos del planeta en respuesta a la contracción global. Crédito: NASA/Johns Hopkins University Applied Physics Laboratory/Carnegie Institution of Washington – NASA/JPL.
Un equipo de astrónomos ha medido con precisión la intensidad de una fuerza fundamental de la Naturaleza en una galaxia observada tal como era hace 8 mil millones de años. Los investigadores de la Universidad Swinburne de Tecnología y de la Universidad de Cambridge han confirmado que el electromagnetismo en una galaxia lejana tiene la misma fuerza que aquí en la Tierra.


Observaron un cuásar (un agujero negro supermasivo cuyos alrededores son tremendamente brillantes) situado detrás de la galaxia. En su viaje hacia la Tierra, parte de la luz del cuásar fue absorbida por la galaxia hace 8 mil millones de años, produciendo sombras en colores muy específicos. "El patrón de colores nos indica lo fuerte que electromagnetismo es en esta galaxia y como el cuásar es uno de los más brillantes que conocemos, hemos sido capaces de realizar la medida más precisa hasta la fecha", comenta el director del estudio, Srđan Kotuš. "Hemos descubierto que el electromagnetismo de esta galaxia es el mismo que aquí en la Tierra hasta solo una parte por millón, lo que sería la anchura de un pelo humano comparado con el tamaño de un estadio deportivo".

El electromagnetismo es una de las cuatro fuerzas fundamentales conocidas de la Naturaleza. "El electromagnetismo determina casi todo en nuestra vida diaria, como la luz que recibimos del Sol, cómo vemos esa luz, cómo viaja el sonido por el aire, el tamaño de los átomos y cómo interaccionan", comenta el profesor Michael Murphy.

La mayoría de los intentos anteriores de medir el electromagnetismo se han limitado a instrumentos llamados espectrógrafos, las "reglas de medir luz" utilizadas para estudiar el patrón de sombras en el arco iris de colores de los cuásares. Los investigadores utilizaron espectrógrafos en los telescopios VLT y el telescopio de 3.6 m de ESO en Chile. "El espectrógrafo del VLT es un poco impreciso: es una regla de alta calidad para medir luz pero los números de esa regla están un poco desplazados. Así que para realizar la mejor de las medidas también empleamos el espectrógrafo del telescopio de 3.6 m para obtener números precisos", explica Kotuš.

"Para mí, el descubrir que el electromagnetismo es constante a lo largo de más de la mitad de la edad del Universo solo hace el misterio más profundo, ¿por qué es así? Todavía no lo sabemos", añade Murphy.http://observatori.uv.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada