miércoles, 5 de octubre de 2016

Encuentran un planeta por pulsaciones

Ilustración de artista de un exoplaneta en órbita alrededor de una estrella caliente. Se han encontrado muy pocos planetas en órbita alrededor de estrellas calientes de tipo A de la secuencia principal, pero un descubrimiento reciente ilustra un nuevo modo de descubrirlos en órbita en las zonas habitables de las estrellas. Crédito: NASA, ESA, y G. Bacon (STScI)

Buscar planetas alrededor de estrellas muy calientes es mucho más difícil que mirar alrededor de estrellas frías. Por esta razón, el descubrimiento reciente de un planeta alrededor de una estrella de tipo A de la secuencia principal es un hallazgo importante, tanto por su posición única cerca de la zona de habitabilidad de la estrella como por el modo en que el planeta fue descubierto.
En las últimas tres décadas hemos encontrado miles de exoplanetas, pero la mayoría han sido hallados alrededor de estrellas frías (como enanas marrones tipo M) o estrellas moderadas (como estrellas G similares a nuestro Sol). Muy pocos de estos planetas se han descubierto en órbita alrededor de estrellas calientes; de hecho, sólo hemos encontrado unos 20 planetas en órbita alrededor de estrellas de tipo A de la secuencia principal. Ello se debe principalmente a que las técnicas de detección empleadas normalmente (tránsitos y velocidades radiales) son poco efectivas en estos casos.


Las estrellas de tipo A son estrellas cuyo brillo varía periódicamente, a modo de pulsaciones. Estas pulsaciones hacen difícil realizar medidas de tránsitos y velocidades radiales pero pueden, en principio, utilizarse para detectar planetas de un modo diferente. Un equipo de científicos, dirigido por Simon Murphy (University of Sydney, Australia y Aarhus University, Dinamarca) ha detectado el primer planeta en órbita alrededor de una estrella de tipo A a partir de la cadencia de los pulsos de la estrella.

Murphy y sus colaboradores examinaron el periodo de pulsación de la estrella KIC 7917485 a lo largo de cuatro años de datos de la misión Kepler. Descubrieron que las pulsaciones, que se producen de forma periódica predecible, sufren un ligero retraso en su momento de llegada. Pero los propios retrasos mostraban cierta periodicidad, indicando que son producidos por otro objeto que se encuentra en órbita a su alrededor, cuya atracción gravitatoria modula los pulsos de la estrella. Creando un modelo de la curva de luz de la estrella, los investigadores concluyen que el compañero tiene unas 12 veces la masa de Júpiter y completa una órbita cada 840 días. Este periodo sugiere que el planeta se encuentra situado en la zona habitable de la estrella, siendo éste el primer planeta encontrado cerca de la zona habitable de una estrella de tipo A.http://observatori.uv.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada