viernes, 30 de septiembre de 2016

‘Rosetta’ cumple su destino y muere en su cometa

La nave Rosetta ha aterrizado con éxito en su cometa y se ha apagado para siempre. Es el final de una misión espacial histórica, la primera en orbitar y descender a un cometa activo.

Los últimos minutos de descenso se han seguido desde el centro de control de la Agencia Espacial Europea (ESA) en Alemania en completo silencio, hasta que han estallado los aplausos unos instantes antes que el responsable del control confirmase que la misión había concluido con éxito. "Esto es todo”, ha dicho Patrick Martin, líder de la misión. “Esta es la culminación de un éxito científico y técnico tremendo”.


De hecho, Rosetta ha debido aterrizar unos 10 minutos pasadas las 12:30, hora peninsular española, pero la señal tarda en llegar a la Tierra 40 minutos. Una vez toma tierra, un software detecta el impacto y automáticamente apaga la nave sin posibilidad de volverla a encender.

Durante su descenso, la nave de la ESA ha ido enviando detalladas imágenes del cometa, que se encuentra a más de 700 millones de kilómetros de la Tierra. Esas imágenes son históricas: nunca un instrumento humano había estado tan cerca de un cometa y había podido retratar la superficie de estos cuerpos, imprescindibles para entender el origen del Sistema Solar y posiblemente el origen de la vida.


El cometa 67P es una bola de hielo y polvo que viaja a más de 130.000 kilómetros por hora. Su forma, con un lóbulo mayor y otro menor, es parecida a un pato de goma. El cometa gira sobre sí mismo constantemente lo que genera un campo gravitatorio irregular que podría arruinar el aterrizaje de una sonda si no se tuviera en cuenta. Durante su misión, Rosetta ha caracterizado al detalle ese campo gravitatorio para poder cumplir su destino final: aterrizar en una fosa activa situada en el lóbulo menos, la cabeza del pato.

Esta mañana los ingenieros de la ESA confirmaron la hora de aterrizaje con un margen de error de dos minutos y comprobaron que su tiro había sido bastante certero. La sonda va a tomar tierra a solo 40 metros del punto original elegido. Se trata de una zona muy cercana a la fosa Deir-el-Medina, una de la muchas que existen en la cabeza del cometa. En el interior de estos pozos activos, que escupen gas y polvo, se encuentra el material original del que nació el Sistema Solar hace unos 4.500 millones de años. Antes de morir, la sonda ha intentado analizar ese material en busca de compuestos orgánicos que son la base de la vida tal y como la conocemos.

Los diferentes equipos que han desarrollado la misión se unieron hoy en una retransmisión en directo desde el centro de control en Darmstadt, Alemania. El director general de la ESA, Johann-Dietrich Wörner, y varios ingenieros del equipo siguieron el aterrizaje desde Guadalajara, México, donde se celebra el Congreso Internacional de Astronáutica.

Un largo viaje

El viaje de Rosetta comenzó en marzo de 2004. Despegó de la Tierra con un cohete Ariane 5, después de dos intentos fallidos y un aplazamiento. Rosetta iba acompañada de un módulo de descenso llamado Philae. El objetivo de la misión era alcanzar la órbita del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko para estudiar su composición. El viaje de la sonda hasta el cometa no fue directo, porque no existe un cohete de tal potencia. Por eso, fue tomando impulso gravitatorio al acercarse a algunos planetas como la Tierra o Marte. Rosetta tuvo que hibernar durante 31 meses porque viajaba tan lejos del Sol que no le llegaba la suficiente radiación que la alimentase de energía.

La misión se discutió por primera vez a finales de los años 70, pero finalmente se aprobó en 1993. La sonda está diseñada y fabricada por un consorcio de varios países entre los que se encuentra España y cuesta 1.300 millones de euros. Su viaje ha recorrido 8.000 millones de kilómetros a través del espacio. De ellos, 6.400 millones para alcanzar la órbita del cometa. En agosto de 2014, después de una década de viaje, Rosetta alcanzó su objetivo y en noviembre de 2014 Philae aterrizó en él para medir el campo magnético del cometa y tomar muestras de los materiales de la superficie del núcleo.

Rosetta y Philae han sido las primeras en acompañar a un cometa en su viaje hacia el Sol y posarse sobre él. Entre los aparatos científicos de la misión está la cámara Osiris, que hizo las primeras fotografías de un asteroride, el Stein, a 360 millones de kilómetros de la Tierra.

Los cometas tienen especial importancia para comprender el Sistema Solar puesto que en su interior conservan el material intacto que existía en sus orígenes, hace 4.500 millones de años. Al contrario que la Tierra, que ha ido cambiando por el movimiento de las placas tectónicas y los volcanes. Uno de los hallazgos más relevantes que ha realizado Rosetta es el descubrimiento de moléculas de oxígeno en el cometa 67/P, algo que no hubiese sido posible con los telescopios terrestres. Otro de los descubrimientos es la presencia de 16 compuestos orgánicos como moléculas precursoras de proteínas, de azúcares e incluso de ADN.

Desde hoy, el cometa 67P transportará un mensaje para civilizaciones alienígenas, pues Rosetta lleva a bordo una placa de níquel con mensajes en 1.000 idiomas.
http://elpais.com/elpais/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada